La Reina (cuento)



-Es que nació con la corona puesta -cuentan los sirvientes del palacio a las visitas que nunca faltan. La Reina sonríe como hiena, se acomoda el collar de perlas increíbles y llama a su hijo para hablar mal de Lady Di, la estúpida Princesa del Pueblo y después llevarle juntos un ramo de rosas
blancas en el cementerio justo a la hora del té porque hay que alimentar la leyenda, esa bestia insaciable con ojos de paparazzi .

(Amanda Pedrozo)