jueves, 30 de septiembre de 2010

Los leales y los desleales

¡Liberaron a Correa! En medio de las balas asesinas de los policías golpistas, los militares leales a la institución y a las leyes, entraron al hospital arriesgando sus vidas, como debe ser, y sacaron al presidente ecuatoriano. Lo devolvieron al pueblo que lo esperaba con el corazón en la boca y rezando por la vida del mandatario, listos también para morir si necesario fuera. "Lloré, pero no de miedo sino de tristeza... con estos no se negocia, no se negocia", repitió el presidente ecuatoriano.
Y agradeció a los que le liberaron y a su pueblo que allí estuvo, firme. A presidentes de otros países que se solidarizaron enseguida, sin dudar, "casi todos", dijo. Y es cierto: "Casi" todos. Seguro el pueblo ecuatoriano, nuestros hermanos latinoamericanos, no olvidarán a los unos ni a los otros.

Atacan al presidente Correa, y atacan al pueblo ecuatoriano

"Los golpistas me tienen secuestrado", confirmó el presidente ecuatoriano Correa, a la presi argentina Cristina Kirschner. Y ahora el pueblo va llegando frente al hospital donde lo tienen encerrado al mandatario del hermano país, donde los policías golpistas están disparando contra el edificio y la gente del pueblo dice que está dispuesta a defender a Correa, porque así tiene que ser y porque los chupasangres de siempre no pueden soportar un gobierno del pueblo y para el pueblo.
El repudio es unánime. Pero qué carajo se creen estos policías, de dónde creen que salen sus sueldos, si no es de los bolsillos del humilde pueblo, de los impuestos que pagan todos. Qué vergüenza que las fuerzas del "orden" produzcan sólo desorden, que sean desleales y que estén violando la Constitución, las instituciones, todo.
Y mientras tanto en la baticueva del mundo... las reacciones de los presidentes de otros países, en general son de apoyo total a Correa. Los hay quienes, dicen (como si no significara una clara definición la tibieza y como si no les conociéramos ya por sus obras) simplemente "observan" los acontecimientos. Claro, en este caso sí observan, aunque una actitud como esa lleve a otra segunda Honduras y aunque no pueden decir mirando de frente, que asumen esa postura porque no se deben "meter" en política interna de otros países. ¿Y porqué en cambio mandan tropas donde sí consideran que pueden meterse? En fin, ahora mismo, al presidente Correa los militares están tratando de rescatarlo del hospital, en medio del tiroteo. Los policías, que deberían resguardar la paz, a la ciudadanía, las instituciones y al presidente, atacan, disparan, están baleando y no les importa matar.
Pueblos de todo el mundo están siguiendo las imágenes. Terrible. Un pueblo hermano, avasallado por los policías a quienes pagan su sueldo de sus humildes bolsillos.

viernes, 24 de septiembre de 2010

La visión (relato, de Miguel López Bréard)

Un día, creo que de noviembre, pero eso no viene al caso, un grupo de colegas escritores de Paraguay y Corrientes, nos reunimos en la Estancia “Ybera Costa”. La que recuesta sus potreros sobre los legendarios esteros iberanaenses y tiene desde la loma de su parque, una vista larga que permite divisar en lontananza, la “Isla Encantada” y el gramillar jhovĩ, salpicado de camalotes con sus flores azules.
Antes de que se sirviera el asado, Amanda, una escritora paraguaya de particular estilo en sus relatos, atraída por el paisaje, curioseaba por el predio que rodea la Mayoría, o casa principal, donde se desarrollaba el encuentro. Viéndola embelesada por los añosos Kurupaĩ, samu’ú, Timbo y otras especies que sombrean este espacioso parque de trazo agreste, fui a acompañarla, contándole las historias del paraje y las anécdotas que se tejen en torno al lugar. Y… entonces, en un momento, en que un rayo de ese sol que ya calienta al medio día, iluminaba el enorme y caprichoso tronco retorcido del Ĩguapo’ĩ, que enmaraña sus raíces sobre el “Arroyo del Susto”, como si flotara entre esa fronda verde oscura, nos pareció ver una figura de mujer vestida de blanco. Un blanco refulgente que no dejaba distinguir bien la imagen de esta aparición.
¡Sorprendida! pero sin miedo, Amanda intentó avanzar hacia el lugar, como queriendo cerciorarse seguramente de que su visión no la traicionaba. Entonces la tomé suavemente del brazo, y le dije que la dejara, que no se mueva, que solo trate de contemplarla, porque esta era el alma en pena de la Patrona, que un día de soles calcinantes, arreglando este parque que tanto amaba, cayó muerta al pie de ese árbol, y que esa aparición, la tome como una “gracia” a su estadía…

- - - - - o o O o o - - - - -

* Para mi amiga Amanda Pedrozo, este “Caso”, como recuerdo de su estadía en la Estancia Ybera Costa, de Ytuzaingó (Ctes. – Arg.) –

Miguel Raúl López Bréard
27 de Septiembre de 2010


***

martes, 21 de septiembre de 2010

¡Ojo con lo que las niñas ponen en su perfil internético!

No es cierto que la realidad supera a la imaginación, sólo son prendas distintas hechas de la misma tela. Hace unos días, se descubrió que a través del orkut y otros sitios, pero sobre todo orkut porque es la "vidriera" de adolescentes, desde la cárcel de hombres se buscaba y elegía víctimas: jovencitas de 14 a 17 años. Una vez "fichada" una nena, alguien iba a su casa. Porque resulta que como aún son tan incautas, ponen en el "perfil" todos sus datos, incluso los que pueden llevar a rastrearlas con toda facilidad (teléfono, domicilio, datos sobre sus padres, colegio, y miles de etc.)
En fin, el enviado, que ahora está siendo buscado por la policía, iba a su casa o al colegio a hablar con ella. Desde luego, el "nexo" la amenazaba. Le decía que si no iba junto a fulanito de visita en la cárcel, presentándose como su novia y diciendo que quería entrar a "la privada" con el tipo, su familia iba a pagar caro. La amenaza iba de violar a la hermanita o hermanito, a la madre, hasta asesinarlos. En todos los casos, las niñas fueron a la cárcel (señal clara de que los chicos no dialogan con sus padres, ya que no les contaron nada) e hicieron lo que se les exigió.
Las niñas eran violadas y otro preso filmaba la violación. ¿Para comercializar? Es lo que se está investigando, todas eran niñas de su casa, colegialas, y algunas de ellas, de alto estrato social. Es posible que este sea un caso que supere a la imaginación si se quisiera comparar a grosso modo... aunque, por ejemplo, la realidad jamás podría superar a Macondo. Pero visitar "Macondo" (el valle del escritor de "100 años..."), desde que Gabo publicó su novela, puede ser otra realidad insuperable, ya que caminar por sus calles y tratar de identificar detalles y personajes -quizás- desde luego lo re-crea. ¿No es una realidad en dimensión fantasiosa?

lunes, 20 de septiembre de 2010

Paraguayo, nominado para el Premio Nobel

Sin conocer mucho las obras del paraguayo nominado al Nobel de Literatura, Néstor Amarilla -porque no las leí, salvo una que es una obra de teatro, "Fecha feliz"- y por lo tanto, sin entendimiento para opinar sobre ese punto, sí puedo decir que me sorprende la reacción de la pequeña sociedad de escritores en nuestro medio. Aunque ya nada de eso debería sorprendernos.
Hay que ver cómo se movió el avispero. ¿Que no son suficientemente capaces acaso los que son elegidos para conformar el jurado? ¿No ha habido escritores -los más- de los que la mayoría ni sabían o sabíamos, que existían? ¿No hubo casos de laureados con el Nobel, que no convencieron a muchos y muchas acá, pero la mayoría se calló esa opinión y se deshizo en halagos? Ah, sociedad de vanidades. La cuestión es que, apenas un compatriota es nominado para el Nobel, como perros rabiosos ya se están tirando sobre él.
Que sólo escribió esa obra de teatro y nada más (pero al menos, en la solapa de este libro aclara que ha escrito otros, en inglés, y los cita), que es un solemne desconocido, que patatín y patatán. Me imagino que si acaso y por aquello de que la vida y los azares tienen sus vericuetos, Amarilla llegara a ser Premio Nobel, nuestros preocupados escritores y escritoras, como han hecho en esos otros casos a los que aludí, terminarán alabándolo y contando que son sus amigos o amigas, que lo conocieron en tal o cual lugar... ¿o no, dado que se trata de un compatriota?

viernes, 17 de septiembre de 2010

El ambiente literario en Paraguay

Las populares y las divinas
-----------------------------
¿Se acuerdan de una telenovelita tonta, llamada "Las populares y las divinas"? Una hecha para chiquilinas, basada desde luego en la rivalidad "natural" entre alumnas de un colegio: las burguesitas y las pobrecitas. Desde luego se sobreentiende (aunque he visto raras excepciones de uno y otro lado)que las unas son caprichosas, burguesitas acostumbradas a conseguir todo lo que quieren, y como las hicieron crecer con la idea de que son dueñas del mundo y allende, entonces chillan cuando se les saca la mamadera o alguien más la comparte. De las que consiguieron todo lo que pidieron y lamentablemente, no les dieron ni un cintarazo a tiempo.
Así que aprendieron a mirar con la nariz en alto (hasta se hacen la cirugía si por ahí algún padre biológico de nariz aguileña las jodió genéticamente). Cosa que a las otras, las pobrecitas, les da un poco de risa y también de molestia. Para desgracia de las divinas, a veces alguna de las populares (ojo, que está en femenino sólo por lo de la telenovela, pero es aplicable a ellos y ellas) levanta la cabeza y empieza a anotar puntos en cotos de caza que ellas (las de nariz levantada) creían de su dominio por "derecho" de clase.
Por ejemplo, ocurre en el ámbito "social" de la literatura. No es exageración. Hemos tenido, al menos en Paraguay, pruebas de que así andamos aún a esta altura del campeonato, merced a grandes escándalos locales de colegas "divinas" (y divinos ellos) que no soportaron ver descollar a alguien cuyas vacaciones, por ejemplo, se limitan a tomar tereré todo el día bajo un mangal, en Ñemby, Caacupucú, Punta Karapâ o lo que sea pero dentro de nuestro querido Paraguay. O simplemente en la casita del barrio, mientras aprovechan para escribir sin el aturdimiento del trabajo, ya que no pueden pegarse el lujo de no trabajar.
La ley del akâpete, le decimos. Si alguna de las divinas descubre que una -o un- escritor/a descolla "demasiado" o se gana un premio literario y no es de los que vacacionan en Mardel, Punta, Guenosáire, Brasil, yanquilandia o aunque sea Sanber, guái mante. Proceden como lo que son: prepotentes de cuna y bajan de un golpe a los populares que descollan.
Así que cuestionan abiertamente el premio, si se trata de eso, o si algún libro comete el pecado de tener gran éxito en este nuestro mapa apu'ami, entonces puede hasta haber una demanda de plagio. Siempre habrá testigos y si no los hay, para qué está la cofradía de las divinas, funcionará porque se protegen entre ellas y ellos. Y por otro lado, como nuestra "justicia" es tan simpática, estirando uno que otro cablecito de poder -que no está precisamente ligado a los populares- siempre es posible torcerla un poquito.
Sucedió, sucede y seguirá sucediendo. Qué vergüenza, pero ciertamente es mejor ventilar los trapitos sucios al sol. No sé si sólo ocurre acá, pero lo que es en Paraguay, hasta los medios de comunicación se dividen entre los afectos a las divinas -los más- y a las populares. Después de todo, se trata del revoltijo social. Porque estaremos juntos, pero no revueltos. Palabra de una popular.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Los cuervos que atacaron a POLISAPO

Si algún día, por azar de la vida, por la calidad real o por el buen manejo de alguna editora, un libro escrito a dos manos resulta que es vendible, e incluso, como ocurrió con POLISAPO (Alejandro Maciel y Augusto Roa Bastos) es todo un éxito, ¡ojo con los cuervos! Quien se arrima a grandes árboles corre mayor riesgo cuando hay tormenta, porque si el árbol cae tiene la maldita costumbre de aplastarlo y no hay nada que hacer.
Llevado al plano de los escritores este precepto, cuando uno de los autores muere, el que le sobrevive puede pasar por tremendos líos, incluso judiciales. Eso le pasó a nuestro gran amigo y gran escritor argentino, Alejandro Maciel. Un enorme árbol, como lo fue nuestro escritorazo Roa Bastos, también pudo ser una gran persona, por eso tuvo amigos de la laya de Maciel, íntegros y de plena confianza, leales, incondicionales, compañero y hermano. Pero luego, apenas muere gente como don Augusto, caen en picada los cuervos.
Tal el caso, y aunque la propia editora de POLISAPO estuvo presente y hablando con Roa cuando éste y Maciel firmaron el trato de edición con ella (ya que el libro fue escrito por ambos) los parientes pegaron picotazos. Aunque a Roa en todos esos años en Paraguay, sólo lo atendieron su cardiólogo y su médico de cabecera, Alejandro Maciel. Luego se vinieron las delirantes demandas. El libro a dos manos de Roa y Maciel fue y es un bomm en las escuelas paraguayas. Los niños no sólo lo leen porque la maestra les manda hacer trabajos prácticos sobre el mismo, sino que les encanta.

* ALEJANDRO: Estuve recordando lo que te pasó porque ¡ya está listo Canallita! Pronto entrará en imprenta, es una alegría inmensa porque lo escribimos juntos. Pero como nosotros dos somos como culo y calzón (por más que vos seas el famoso, y muy merecidamente, dicho sea de paso) si un día Canallita se vende aunque sea en una escuelita kañy, antes de que uno de los dos muera, quemamos hasta el último libro, para que no llegue ni un cuervo a escarbar. ¡Guarda con los carroñeros que sólo se acuerdan de uno cuando "ya é ya" el velorio!

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Comentario sobre "Las arrugas de la Virgen"

Estimada Mabel:

Hacía mucho que no me detenía tanto tiempo en la lectura de cuentos, donde la magia del intelecto crea personajes en circunstancias infinitas. No es mi estilo, ya lo sabes. Yo solo busco revivir las historias de la gente que me rodea. Pero tú, te paseas en el mundo fantástico de la creatividad, con personajes que al recrearlos en la lectura, son tan reales al imaginario popular, aunque ellos vivan en los más recónditos pliegues de la memoria.

Así, Los Sueños de la Infanta nos transportan con un realismo insospechado a un hipotético siglo XVI, donde la impronta cultural de nuestros ancestros, se presentan en el feudal señorito de Cristián Cardozo Balmaceda. Y ese tan nuestro Kurupi subyacente en el relato, parece lamerle el alma a la pobre Infanta, huérfana de amantes conocidos, hasta enredar los sueños de la confundida Borbón. Solo una muestra de la riqueza que encierran todos los cuentos. Podríamos detenernos con deleite en cada uno de ellos. Pero como decís en Hombres Sin Relevo: “No pretendas saber quién soy. Hablaré por la boca de muchos para confundirte…”. Y realmente Mabel, es como si fuera que en tus relatos, parecen ser las mismas voces de esos dioses, que habitan en lo profundo de tu fantasía. Esa que me ilumina el espíritu y me llena de sueños, la inagotable fuente de tu creación.



¡Qué cosas tiene la vida!, ¿No?, pensar que nuestro encuentre fortuito en Paso de los Libres fue apenas un parpadeo de alegrías y recuerdos, donde lo inexplicable del destino, me dejó la oportunidad de contar con este tu libro “Las Arrugas de la Virgen”, como si fuera un vaso de agua fresca del manantial de la suerte, para alentarnos a seguir nuestros caminos de soñadores infatigables.

¡Gracias Mabel del recuerdo grato!, y que tu lumbre no se apague por el bien de la literatura de nuestra región.

Miguel Raúl López Bréard

Ytuzaingó (Ctes. Rep. Arg. ), Septiembre de 2010

martes, 14 de septiembre de 2010

No es el peso, sino los dólares

Descalifican a mujeres, por lo que sea. Si es preciso, la sacan de contexto, como cuando a modelos y misses les hacen preguntas que deberían hacer a personas que están en otros ámbitos. Luego, ya tienen materia para decir que son tontas. ¿No es desubicado acaso quien equivoca el campo de competencia de cada entrevistado? No van a ir a preguntarle al Papa Benedicto qué crema anti-age es la mejor, por ejemplo. Aunque bien podrían preguntarle porqué la iglesia les puso coronita de santos a algunos y algunas que sólo ayudaron al sometimiento y expolio de los indígenas durante la colonización, con la cruz y el arcabuz, como si la evangelización pudiese justificar asesinatos. Ya ven lo que pasó con la inquisición, también. Bueno, pero igual, vale el ejemplo.
Me encantaría ver la cara que pondría una "señora" de su casa, de las que usan corsé moral, si le preguntaran cuál es la posición sexual "del racimo de uvas". Sería otra desubicación, ¿no es cierto? De todos modos, hay colegas que caen en ese tipo de interrogatorios malintencionados. A cada uno, lo que es. Por eso es grave y un signo más de machismo idiota y ridículo, juzgar a mujeres en un campo de competencia que no es el suyo. ¿Acaso a los hombres se les critica porque tienen panza, o están subiditos de peso, o el tiempo que hatâ oiko les arrugó las pantorrillas? ¿A los jugadores estrellas se les pregunta sobre ópera?
Acá seguimos con las tonterías machistas. Hace un tiempo, un senador que se tuvo que mandar hacer bypass gástrico, luego estiramiento para eliminar los colgajos de piel, y ahora está anunciando otra cirugía similar, provocó un escándalo internacional incluso, descalificando (¡la denunció por "polución visual"!) a una senadora "por fea". La senadora en cuestión tuvo una actitud de lo más digna y coherente: le restó importancia, y dijo que ella no se ocupa sino lo necesario de ropa y maquillaje, porque no es ámbito que le interese mucho. Pero él, déle que déle, y desde luego muchos hombres se hicieron eco, como si tuviera importancia el aspecto físico de una representante del pueblo, pero no cuando se trata de un hombre.
Desde luego, con esto el senador se autodescalificó. Y más aún porque dijo lo que dijo para cubrir -cortina de humo- con un escándalo mayor, una cocinada -más bien, cochinada- política que se tiró.
Creímos que se había aprendido la lección. No fue así, porque en estos días nomás, ya fue una senadora la que descalificó "por gorda" a una Ministra de valía. Porque ésta dijo lo que debía decir, culpable de cumplir con su deber en todo caso. Pero molestó... porque más que representantes de la ciudadanía, algunas y algunos están en el Congreso sólo para chupar la plata del pueblo.
Claro como el agua, y sin embargo, no faltaron -nunca faltan- hombres que le dieron la razón, como si de peso físico se tratara. No, no es una cuestión de peso, sino probablemente de U$S. Y si erramos todos, y no se trata de que corrió dinero para la aprobación de una ley que da luz verde a la contaminación del ambiente por parte de los fumadores, sino de rarísima cuan errónea convicción... entonces estamos ante parlamentarios/as burros y burras. Con perdón de los borricos, que se saben todas las vocales.

La importancia de los poemas obsesivos

Una amiga, poco amiga ella de la poesía, me decía que sin embargo, hay poemas que nos acompañan a lo largo de la vida, como un sueño obsesivo, recurrente. Es cierto. "Hay sombras que van conmigo", escribió nuestro querido poeta paraguayo Elvio Romero, desde el exilio, allá por esos años dolientes de la dictadura asesina. Y como las sombras que iban con Elvio Romero, van con cada uno de nosotros los versos que forman parte de nuestra vida, quien sabe porqué. ¿Los elegimos, nos eligen?
Versos de alegría, como los exultantes de Salinas: "¡Plural, todo plural!", etc., o de amor y nostalgia ("siempre, siempre te alejas en las tardes", de la cuasi locura, del placer y displacer, del adiós y de esperanza que es lo último que se pierde. Y poemas para viajar. Versos minúsculos que toman la maleta apenas nos disponemos a viajar, y se van con nosotros. Que suben al autobús, a un avión, a lo que sea, y se meten en nuestros ojos para ver el paisaje que pasa y axiliarnos con las palabras necesarias para describir lo que vemos, o lo que ya no podremos ver nunca. Para suplir a los sueños (porque no todo el mundo se duerme mientras viaja) entonces están allí esos poemas.
Y aunque la poesía no necesita justificarse, porque simplemente es (aunque todo poeta alguna vez intentó definirla) ya bastaría el hecho de que nos acompañan, para que busquemos en los libros aquellos que serán parte de nuestros pasos, los que están a mano siempre que estemos felices, o tristes, o destrozados. Cuando amamos o cuando perdamos el amor, plenos o carentes, siempre nos acompañan. Vigilantes, oportunos, únicos cada vez.

Si miramos y escuchamos bien, nunca paramos de asombrarnos

¿Era posible un poemario entero al alfabeto? Sí, y no de los que simplemente exaltan la virtud del idioma, sino de las propias letras. De la "fisonomía" de las letras, de la cuasi personalidad de cada una. De lo que evocan con sus figuras. Porque las letras son figuras, imágenes, también. No sólo signos o sonoridad. Es lo que nos dice Leonor Scliar, escritora y docente brasileña, en esa pura poesía del cálculo, la razón y el estiletazo de quien sabe desde adentro -porque ella, además, es lingüista-.
Ese poemario "Sagraçâo do alfabeto" resulta finalista del Premio de Poesía Jabuti 2010, el más importante de Brasil. Varios de esos poemas ya están traducidos incluso, y es que son novedosos, además de cuidados y evocativos.
Habiendo tenido la suerte de compartir con esta poetisa un encuentro en su país, apenas le eché un ojo a sus poemas quedé sorprendida. Me apresuré a traducir también al guaraní uno de sus poemas, a la letra "E". ¿A quién se le hubiera ocurrido gráficamente todos los movimientos poéticos que las líneas debieron hacer, como si fueran todas juntas un solo hombre, para formar la E? A Leonor, una poeta de versos medidos, impolutos. (Abajo: foto de Scliar e ilustración de uno de sus poemas)

lunes, 13 de septiembre de 2010

Mini-cuento para una noche de lluvia en el país de la tierra roja

El piano
---------
Quiso desprenderse, pero era tan fascinante la melodía, que no pudo sacarse de encima al pianista que no le dejaba ni sonar desafinado a ratos, cuando se le antojaba la libertad o el desquite.

A veces hay que sacrificar algún cuento

Sí, con la lluvia que parecía cuchillos y vidrios violentos, al fin decidí asesinar un cuento que nació con amor, con ganas y con deseo. Quise ese cuento, lo asesiné por eso. Porque tenía un personaje predestinado, y la predestinación tampoco existe en la literatura. Es bueno el esbozo, como en un dibujo pre-pintura, pero no signar un final irremediable. No hay que predestinar a los personajes, sin duda, no. Pero esta vez no pude conmigo misma, no supe soltar los hilos, no supe dejar a ese personaje que tomara sus propio destino. ¿No es cierto que esto nos pasa a veces?
Por eso, y ya que lo mismo pensaba en cuchillos y vidrios asesinos, debido a la lluvia que no era mansa en ese instante, tuve el valor de borrar todo el cuento. De la raíz a las ramas. Hay que empezar de nuevo y hay que saber empezar de cero cuando no se sabe respetar la evolución de los personajes. Así que, hoy asesiné ese cuento, y hoy empiezo otro. El mismo, pero esta vez, voy a dejar que cobre vida en serio, que se suelte y me enseñe hacia dónde quiere ir, y hasta dónde. Es posible que esa sea la clave. Al menos, es la que a mí me funciona.

BUENOS AIRES LLUVIOSO DEL 13 DE SEPTIEMBRE 2010

ENCUENTRO PORTEÑO CON LUIS HERNÁEZ




Llovía nostálgicamente en Palermo, como si el cielo ya se hubiese cansado de gotear, era la tarde pero podía ser la noche porque las sombras cercaban todas las calles amotinadas de taxis, buses y vehículos que pasaban sin parar. En Di-Vino nos habíamos dado cita con Luis Hernáez y Marta, su esposa. Cuando llegué, a través de la vidriera del bar los vi sentados en una de las mesas de la esquina de Charcas y Malabia. Hacía al menos tres años no nos veíamos pero la amistad verdadera suele cruzar estos puentes hechos de tiempo (que es como decir “hechos de nada”) con la facilidad del instante, que no piensa. Ambos me abrazaron y repentinamente la alegría se instaló entre nosotros; hablamos de Paraguay, de Buenos Aires, de Corrientes, de la literatura, del procesamiento de berenjenas y tomates, de la psiquiatría, de Corrientes, del NIRE, de Francisco Madariaga, de mi próxima visita a Asunción para un congreso. Martita pidió un café, y con Luis decidimos que lo mejor sería un Malbec Viña Gabriel numerado que el mozo de Di-Vino, que ya me conoce, siempre lo tiene a una punta de mano para alcanzarme.

Luis está escribiendo una novela, sé que la va a terminar, y sé que será leída con felicidad porque habla del tema de la inmigración de españoles al Paraguay y de paraguayos a España. Hablamos de “Palabras Escritas” que sigue su camino, de Vidalia, de Pepa, de Isabel, de Amanda, del último libro de Mabelita que es una joya, de la amistad que, como el vino, mejora con el tiempo si sabemos cuidarla.

Alejandro Maciel,
13.9.2010

domingo, 12 de septiembre de 2010

El granito de arena en pro de la lectura

Sé que muchos escritores, y creo que son mayoría, no quieren estar en contacto con escolares y jóvenes, para poner un granito de arena al incentivo de la lectura. Sin embargo, es tan importante, hoy día estamos aún con muchos problemas a nivel de países y mundial, por la falta de lectura. No es una exageración, la gente es maniqueísta, porque es más fácil aceptar de plano algo o rechazarlo, sin analizar nada. Entonces, se exalta o se demoniza. Todo es blanco o negro, eso se ve hasta a nivel político, entonces ya no se piensa (porque no se tiene el hábito de la lectura, y por tanto, se carece de información, de esa necesaria costumbre de desmenuzar todo antes de tomar una decisión u opinar) y es increíble pero cierto, que aún hay quienes son de una u otra tendencia o partido político por la sinrazón de que, dicen, "mi papá es de tal partido y por eso yo también soy".
Ese no es un concepto, es una pelotudez realmente. Lo malo es que así se manejan muchas personas que además, tienen poder de decisión. Por eso, es realmente importante que todos pongamos el hombro para que los niños de hoy día cambien el mundo retorcido que nosotros les estamos dejando en manos, ya que nosotros poco hemos logrado. Y es importante que les legemos al menos el hábito de la lectura. Quien lee, piensa, analiza. Quien lo hace, no sale a matar. ¿Qué pasaría de los gobiernos genocidas si todos los soldados de uno y otro bando se reunieran en el campo de "batalla" a compartir lecturas, a vivir como lo que somos, hermanos? Por cierto, los gobiernos de esa clase necesita gente estúpida. Tanto para que los voten como para mandarlos a matar pueblos.

Feria del Libro en Encarnación

Estuve en la Feria del Libro, en la Perla del Sur, Encarnación. Buena organización, buena elección de libros, excelentes presentaciones. Fue además un encuentro agradable para mí, fuera del ámbito del trabajo y las corridas, con gente que quiero mucho. Y como siempre, nos divertimos porque para eso basta con estar con gente linda en el lindo sentido de la palabra, no en el de la tontería.
Me sorprendió, en medio de una ronda de poemas de gente de Posadas, Resistencia y no sé qué otra localidad argentina, un poema sobre el Bicentenario, tema sobre el que realmente creía que era imposible escribir un poema leíble, bueno. Una impecable lectura que escuchamos nos dejó a todos pensando que de hecho, no hay tema imposible. Muy bueno, realmente. Lamento no haber recogido el nombre del poeta, pero creo que a veces una sola golondrina ya hace primavera. ¿No ocurre acaso con las flores? Basta tener una que se ve desde una ventanita, o en un jarrón, y uno siente que el mundo estalla en flores. Quizás es el mismo hechizo, el del vino. Tomar un buen vinito es sentir todo el aroma y la belleza de un viñedo (ah, ojalá me pagaran por la publicidad los productores de vino).
En fin, realmente vine por acá más para desestresarme y encontrarme con gente amiga que para otra cosa, pero de todos modos, fue bueno estar allí escuchando.

viernes, 10 de septiembre de 2010

CONGRESO DE LITERATURA CORRENTINA EN PASO DE LOS LIBRES

ECOS DEL CONGRESO

DE LITERATURA

CORRENTINA

EN PASO DE LOS LIBRES, SEPT 2010






Estuve en Paso de los Libres, invitado por Ramón Blanco, presidente de SADE-Libres para participar en el Congreso de Literatura Correntina. Tuve la dicha de encontrarme con amigos tan entrañables como Pilar Romano, Miguelito López Breard y Mabel Pedrozo quien vino especialmente desde Paraguay para conocer un poco más de nuestra literatura. Se extrañó la presencia de algunos valiosos colegas, como Darwi Berti, el crítico literario más agudo que tenemos los correntinos.

Me sorprendió una bien afinada exposición de Alejandro Mauriño sobre la poesía de Madariaga, Martínez, Gordiola y Folguerá. Aparte del genuino interés que despertó en quienes lo escuchábamos, supo leer cada poesía escogida de esa selección mínima, con aplomo, matices y sin restar un mínimo de la calidez que necesita la poesía para manifestarse como en una liturgia. Todo lo consiguió y mucho más. Myrna N. de Rey y Pilar Romano departieron con la gente tratando de esquivar un obsesivo tema lingüístico planteado por un escritor y del que todos queríamos huir por considerar, no un tema huérfano, sino la necesidad de tratarlo más profundamente en otro ámbito donde estuviesen etnólogos, historiadores y lingüistas. Sin ese auxilio el debate del español vs. el guaraní como lengua “secuestrada” se vuelve algo superficial y se termina en declamaciones un poco vacías de las que (supongo) tanto Myrna, como Pilar y con toda seguridad yo, deseábamos sortear para pasar al tema convocado por el Congreso: la literatura.

Este recursivo tema de la identidad cultural, el legado (cada vez más pesado) de la tradición y las costumbres, y los gauchos y los maizales no hace sino ocultar la orfandad de verdaderos enfoques críticos en lo social y profundos en lo histórico. Cuando a Yupanki le pidieron firmar un manifiesto en defensa de la identidad cultural, preguntó de inmediato: ¿y quién la ataca? Sé que se me dirá la TV, la música extranjera, el cine yankee (al que detesto tanto como los tradicionalistas) y otras montoneras forasteras. Siempre creo que la cultura hallará el modo de incorporar lo que le sirva y desechar la basura, como viene haciéndolo dinámicamente desde que abrí los ojos al mundo. Por eso no me desvelan las hordas extranjeras y creo que si nos convocan a un debate sobre nuestra literatura sería mejor concentrarnos en el análisis de lo que tenemos hasta la fecha en el “haber” mientras calculamos el “debe”. Por ejemplo, necesitamos un Manual de Literatura para Corrientes, no podemos llorar el desinterés de los alumnos/as hacia nuestros escritores si no cuentan con un manual que los incite a leerlos desde el ciclo secundario. Hay gente valiosa que estaría dispuesta a empezarlo, aunque, ¿quién tira la primera piedra?

Pero de esto, no se habló.



La organización de Ramón Blanco estuvo impecable. Sabe dirigir sin establecer dictaduras. Sabe qué es lo primero y qué puede esperar, tiene buenas maneras y a nadie choca.

Tal vez en un próximo congreso, simposio, encuentro, feria, foro, podamos sentarnos a consensuar un trabajo de este tipo; veo que a muchas investigadoras y profesores no les falta fervor (Milagros Tayar lo demostró en su análisis de la obra de Godoy Cruz) y con eso, ya tenemos la mitad del campo ganado.

Emotivo el homenaje a Florencio Godoy Cruz, con Eva Silvero no podía ser de otro modo, ¿quién no quiere a Florencio?

Comento lo que pude ver: una terrible enteritis me mantuvo retorciéndome de cólicos y casi en coma un día, dudando si mis amigos intentaron envenenarme con una morcilla o si debería disminuir la cantidad de merlot en mis almuerzos.

Alejandro Maciel

ACLARANDO, QUE OSCURECE.... SOBRE LA MATE DE PESCADO

Debo aclarar a la opinión regional que:
1) No fui quien compró el mate revestido de piel de tilapia (pescado) sino Mario Esteban, el coatí paraguayo que me acompaña como mi sombra.
2) El mate, la calabaza, porongo o como quiera llamarse al recipiente para tomar el mate, es precioso, tiene una boca orlada de un anillo de plata, agarraderas de metal y la piel del pescado semeja dibujos de panal en la superficie y ofrece una textura muy delicada.
3) PERO al empezar a cebar, por alguna razón de la termodinámica que desconozco, exhuda un vapor sutil con profundo olor a órgano sexual (habrán observado con vuestras propias narices que ambos géneros, varones y mujeres, en eso nos parecemos, el olor de la zona testicular es igualmente ácido y gamexánico que el olor vaginal sin jabón) y yo, al sentir el perfume extraño me dije "pero si hoy no me toqué" (porque me suelo toquetear de cuando en cuando y nadie diga nada ya que mis órganos son de mi propiedad privada, éa) y tampoco había pasado el mate a nadie todavía: ergo, la piel de pez humedecida y con calor volvía a recordar sus olores, sus humores, sus propiedades físico-químicas y era un fastidio seguir mateando con ese olor propio de acto sexual en acción. Eso de olor a caca fue muy de salón pero no era olor fecal, era una especie de coitus odoríficus.

Archivé el mate en una vitrina, sigue siendo hermoso pero inutilizable.

Aclarada que fue la cuestión, ¡salud!

Alejandro Maciel
septiembre 2010

La senadora despreciativa

Aquí la sigo. Tras la aprobación de una ley que ampara a los empresarios tabacaleros, en contra de la salud de la ciudadanía, y que signifca un enorme retroceso en la lucha oontra la contaminación -y se dicen "representantes del pueblo" estos sinvergüenzas- ahora los avisos de cigarrillos apenas llevarán un avisito minúsculo de que son un peligro para la salud, se podrá volver a fumar en espacios cerrados (lo que quiere decir, que hasta en hospitales no habrá restricciones, de aplicarse tal cual esta ley cretina) y no se podrán poner imágenes en las advertencias de tal peligro.
Sólo 13 honorables parlamentarios votaron en contra de esta vergonzosa ley. Y 41 son los culpables de este golpe a la salud de todos. Se dijo -y es difícil suponer que no sea cierto- que hubo "incentivos" por parte de los tabacaleros, para que se vote a favor de este atentado contra la salud de la población. ¿Qué otra cosa se puede pensar, cuando no les importó ni siquiera la salud de sus propios hijos?
Y bueno, desde luego el día entero se criticó a quienes aprobaron la ley, que está con media sancíón, luego Senadores ratificará o no. Seguro que sí, porque varios senadores ya se preparan para recibir "la aceitada" de los tabacaleros, sin duda, y están tratando de justificar lo que harán ants de que suceda incluso. Por algo será.
Es en medio de todo eso, y como la reacción de la Ministra de Salud, Esperanza Martínez, no se hizo esperar ni fue tibia: dijo claramente que es un golpe a la salud, y que a ella no la van a callar, por más que parlamentarios consideren que los intereses de los tabacaleros están por encima de los del pueblo. Es lo que le valió ser descalificada "como mujer y como ministra" por una senadora. Obviamente esta senadora que ya se prepara para vender su voto -es lo que parece evidente- de parámetros altamente machistas, trata de justificarse por adelantado.
"La Ministra es patotera y es una gorda", declaró despectivamente a la prensa, como si el peso de una persona determinara su valor, su honestidad, su dignidad. Y muy sueltita, burlonamente agregó que ella va a impulsar una ley contra la gordura, porque no es sólo el cigarrillo lo que causa enfermedades (¡! encima se da cuenta) sino también la obesidad.
Una cosa, como comentario final: mejor gordita linda, honesta, digna e insobornable, como es la Ministra de Salud, antes que corrupta, machista y sin ética ni solidaridad, como otras que se permiten descalificar a su congénere que, sin duda, vale su peso en oro.

Senadora discrimina a las mujeres por su aspecto físico

No es que nos quedemos perplejas ya las paraguayas cuando alguna congénere quiere descalificar a otra mujer citando para ello su aspecto físico. Esta vez (lo cuento rápido, porque voy a casa y luego daré detalles) una señora senadora, porque se vio cuestionada por la aprobación de una ley contra la salud del pueblo, dijo de la Ministra de Salud que es "una gorda".
No nos extraña, pero nos indigna.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Escritor descubre mate con olor a... pescado

En el diario Popular, edición de mañana 10 de setiembre, aparecerá un pequeño artículo que seguramente incitará a muchos a ir a conocer una ciudad argentina -Paso de los Libres- donde se venden mates... recubiertos de "plata" de pez. El descubrimiento del novedoso mate fue hecho por el escritor Alejandro Maciel, durante el último encuentro en el que estuvieron integrantes del Nire, para presentar la revista-libro "Palabras escritas". El citado, pese a que el asadito le cayó mal, estuvo recorriendo la ciudad en búsqueda de rarezas. Y halló una.
Una belleza de mate, ya saben cómo son iridiscentes las escamas de los peces. El mate, recubierto de ese material, lucía una preciosidad. Por supuesto, Ale Maciel adquirió el suyo, y también desde luego, quiso estrenarlo. Así que empezó el ritual: la yerba (ka'a), bombilla, el agua hirviente con infusión de yuyitos para el amor, y listo. Hasta que sintió que el mate empezó a "sudar".
Sí, como lo cuento, resulta que al sentir el agua caliente, la piel de pescado suda. Y empieza a exhalar un olor tremendo, que a Ale, confundido primero acerca del origen posible de tal "aroma", le hizo exclamar de repente: ¡es olor a cac...!!! Y como los escritores no tenemos porqué ser aburridos ni ceremoniosos, contamos el chisme. Así que, quien quiere un souvenir raro pero al que no hay que calentar ni en joda, ya saben.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Paraguayos van a asesorar a argentinos maltratados y/o cornudos

Estamos exportando los primeros expertos cornudos y/o maltratados. Tenía que ser en el corazón de América, en mi querida patria, el Paraguay, un país donde el machismo, a pesar de los pesares y justo por ellos, goza de tremenda salud. Un machismo, por cierto, absurdo. Porque es y ha sido siempre sólo una "dulce" concesión femenina, dado que son ellas quienes han recontruído nuestra nación después de la Guerra de la Triple Alianza. Han hecho varones de los andrajos que quedaron (para no ver sus defectos, las paraguayas siempre supieron ser ciegas y sordas y tartamudas y tontas, como Shakira), han criado niños de cuyos padres ni sabían los nombres -no son pocos los productos de las violaciones durante esa guerra contra Paraguay- y los han criado como si estuviesen por encima de todas las mujeres sólo por ser hombres.
Y no para el baile, a las niñas se las sigue criando para servir a los hombres en todos los sentidos de la palabra, es decir, bajo la suposición ya de que un día habrán de cargar con una rémora, un obstáculo que se llama "marido" y habrán de aguantarlo porque es hombre. A las niñas se les dice que tienen que estar preparadas para todo, por eso crecen fuertes. A los niños se les cría para maridos infelices y cómodos. O si es bueno, simplemente será cómodo. No es de extrañar que en su mayoría sean las mujeres quienes van a otros países a buscar mejoría económica, lo que siempre es un decir. Acá dejan al marido a cargo de los hijos, éstos terminan quedando con la abuela, generalmente. El hogar, dicen ellos, se deshace, porque la esposa manda dinero y cree que con eso ha cumplido (pero no son omnipresentes, así que no pueden estar al mismo tiempo ganando plata allá y complaciendo acá a su hombre).
Mientras tanto, el hombre paraguayo -los hay excepciones, desde luego- emulan a Penélope, tejiendo y destejiendo, en la espera de la que se fue. Lo de tejer es una metáfora (no harían algo tan útil como tricotitas para sus niños y para el abuelito), en realidad, suelen más chupar y deschupar, dedicarse a jugar fútbol en la canchita del barrio, mironear a señoritas hasta donde ellas les dejan y mandar levantar la casita con la plata que la mujer les manda. Si es que no la gastan en pichuchas. En fin, llenan el tiempo como pueden, salvo trabajando. Ya sé, también en esto hay excepciones.
De estas excepciones es que hablo, sin embargo. Hombres que quedaron esperando, esperando, esperando y cuidando los hijos... hasta que reaccionaron más pronto que Penélope lo hizo con su sinvergüenza marido que luego le vino a contar cuentos acerca de Cíclopes, monstruos y hechiceras que le retardaron la vuelta. Ciertamente una interesante manera de excusar los años que tardó en volver al hogar. Lo raro de Penélope no es que lograra engañar a todos con un tejido que no avanzaba nunca, para rechazar a sus pretendientes que ya la creían viuda, sino que realmente no se haya acostado con alguno y si no se quería acostar "pa'no mancillar el lecho matrimonial", que no haya ido a uno de esos matorrales para el asuntito del querer.
Bueno, pues estos paraguayos despertaron de su letargo. Se palparon la piel, se convencieron de que hace rato la palomita se les había ido a otro nido y que no se trataba solamente de mandar dinero a la casa, sino de que en ese trance, ellos habían quedado adornados con hermosos cuernos dignos de figurar en el Guinnes. Las veces -pocas- que algunas de esas mujeres volvieron y vuelven a ver a sus hijos y maridos, resulta que las compatriotas se vienen con muy malas costumbres.
Por ejemplo, hoy día son altaneras ¡responden a sus hombres y alguna llegó a perder la paciencia y a plantarles un tongazo para que aprendan! A la puta que te parió, la concha de tu madre y otras delicatessen es lo que aprendieron. Se españolizaron, o tomaron las costumbres feas de "ashá" y le mandan al legítimo esposo junto a Gardel para que le cante. ¿Podés creer? Concientes ya de esa situación, no faltó un paraguayo con la lamparita prendida, que llevó adelante la primera asociación de hombres cornudos, abandonados y maltratados.
A muchos les pareció chistoso, delirante. No lo era, no es. Esos hombres maltratados capaces de contar sus desgracias (a uno, la infiel le pegaba con palo, otro sufría los embates de toda la familia de la mujer, otro era abusado sexualmente por su esposa, etc.) comenzaron a denunciar los abusos de que son objeto. Uno de ellos denunció que su mujer le obliga a ponerse minifalda y tacos altos para el asunto del amor. Y ya se había cansado, se sentía utilizado, dolido y avasallado como hombre. Se negaba a seguir poniéndose colorete, si no lo hacía, ella le pegaba.
El éxito fue tremendo. Porque resultó que en todo el país hay hombres abusados por mujeres, se callaban por machismo. Hoy día, esta asociación tiene al menos 3 sucursales en el interior del país, los locales fueron regalo de hombres también maltratados pero ricos, que los donaron por agradecimiento a las gestiones del grupo. Y fueron por más. Ahora, viajan a la Argentina los directivos de esta asociación, a pedido de sus congéneres kurepas, a quienes irán a asesorar para que también formen su asociación.
Pero fíjense, ¿será posible que nuestras congéneres argentinas también anden maltratando a sus hombres y metiéndoles cuernos? ¡La concha de la lora!

martes, 7 de septiembre de 2010

Poema de una vasca y la reacción de una paraguaya, que confirma todo, todo

Maltrato a la mujer
---------------------
Silvia Delgado Fuentes (fragmento)

El hombre bueno
dejaba de serlo
al cerrar la puerta por dentro.
...

No te cabía más tristeza,
no cabía,
se te moría el corazón,
se moría.

Moría la mujer del cuerpo arrasado
por el hombre bueno
que dejaba de serlo
al cerrar la puerta
por dentro.


****

En Paraguay: hace dos días, una perla de tantas. Noticia que apenas apareció en los diarios -6 líneas y título de 10- como una especie de chiste sangriento: una mujer ensartó el cuchillo de la torta de cumpleaños (el de él, de él) harta de ser humillada, en el muslo de su marido. Lo dejó con la pierna ensartada a la silla, la silla en la que estuvo sentado durante toda la fiesta, rodeado de sus amigos y parientes el hombre de la casa, ordenando a su mujer que traiga a la mesa esto y aquello, lo de más allá y de vuelta lo llevado porque se me antoja. Ya entienden. Las cervezas iban y venían y el hombre ya había pasado por la etapa del mono, así que ahora se estaba poniendo verdaderamente estúpido y agresivo.
Hasta que, porque siempre suele haber un hasta que a menos que las cosas se resuelvan en muerte (un final frecuente, por otro lado), delante de todos le pidió que vaya a comprar más cerveza. Ella le dijo que no, que era medianoche, que era riesgoso salir sola a esa hora. Muy al estilo macho cuartelero, le dijo él: ¡vaye, vuele a traer lo que se le ordena!
Ella le dijo que no, y que no, que ya estaba suficientemente tomado y no le hacía falta más cerveza. Entonces, él le gritó: ¡andá a traer YA, las mujeres sólo sirven para la cocina!
Y la mujer tomó el cuchillo de cocina con el que se había cortado la torta del "cumpleaños feliz" y de un solo golpe se lo metió en la pierna al hombre a quien no había parado de decir que sí, nunca había parado de decir que sí, desde que le dijo sí ante el altar. ¿Aprenderá el infeliz o se buscará otra que no reaccione de manera tan "bruta"?

Una escritora de raíces doloridas

Sepé tiaraju
---------------

Eu sou rebelde
é faço questâo de o ser.
Tenho fome, tenho ódio
e nâo me dêen uma metralhadora.

(Eliane Potiguara)

**

Es uno de los poemas del sustancial libro "Metade Cara, Metade Máscara", de la escritora indígena Eliane Potiguara. Son palabras desgarradas de un pueblo sometido, masacrado, arrancado, pero al que no le pudieron sacar la dignidad, el orgullo de su cultura. Y pensar que en las escuelas se les enseña a los niños poemitas por el día "de la raza", descubrimiento de América, y recitan "en honor" a los "conquistadores" que sólo fueron genocidas. ¿Qué había que descubrir, si América hacía siglos tenía su propia población? ¿Quién les dijo que eran los salvadores, y de qué? Sólo fue despojo, robo, violaciones, matanza.
El testimonio de los indígenas potiguara ha pasado sin embargo de voz a oído, de oído a palabra, hasta Eliane, una mujer iluminada y que ha logrado sacarle chispas de fuego al dolor de su pueblo.

La Nicaragua que hemos amado

"El diario de campaña" de la escritora nicaraguense Vidaluz Meneses (con quien tuve el inmerecido honor de compartir unas potentes cervezas en unas jornadas literarias) me trae el recuerdo imborrable de la Nicaragua que todos hemos amado, cuando el pueblo se levantó en armas -y en espíritu- para sacudirse de encima al tirano Somoza, posteriormente asilado en mi querido Paraguay, y asesinado acá justamente.
En el diario de campaña, de Vidaluz, se mencionan esos días difíciles rumbo a la libertad del pueblo. ¿Qué hacía en medio de la revolución sandinista un grupo de teatreros, cuenteros, poetas, novelistas, bailarines? Hacían lo suyo y cumplían el compromiso que todo ciudadano patriota tiene, tácitamente lo tiene. Quizás muchos de ellos no estaban ni a favor de la lucha armada. Pero estuvieron allí, estuvieron como pudieron, para estar donde estaban los que peleaban por la patria. Estuvieron para dar ánimo a los combatientes, y fueron el viento que mantuvo viva la llama.
No hemos de olvidar la tarea de quienes insuflan aliento a los otros, sobre todo porque viven el mismo horror que quienes combaten a pecho abierto, y corren idéntico riesgo de morir.
La libertad lo vale. Vidaluz Meneses, magnífica poeta, y una persona que tiene el sufrimiento feliz -muchos habrían cedido al dolor, en su lugar, pero ella se fortaleció y tiene siempre una risa en los ojos- tomó notas de esos días. Un diario. Un relatorio que es un testimonio del horror y de la ternura y la dignidad en medio del horror. Seguramente y tanto como los fusiles, fue necesaria la presencia de mujeres y hombres como Vidaluz, capaces de testimoniar lo que costó la liberación. Este es uno de sus apuntes:
"Lo que realmente le agobia en el momento que nos habla es que dos de sus hermanos cayeron en el combate, hubo además 8 heridos. Tiene una enorme necesidad de comunicación, dice que su jefe le autoriza ir a su casa por el tiempo que estime necesario, piensa que le comunicará a su mamá poco a poco la noticia, tal vez le dirá que cayeron hace seis meses porque no le lleva los cuerpos ya que dadas las circunstancias de la zona, no se habían podido sacar y los cadáveres llevan dos días de descomposición.
Al verme anotar, me dice con orgullo: apunte el nombre de mi mamá que es una gran señora de Somoto, María Mejía Báez viuda de Caballero. Y en tono más solemne: también el de los héroes (refiriéndose a sus hermanos), José Luis Caballero Gómez y Luis Caballero Gómez.
Luego me invita a ver los cuerpos de sus hermanos, quiere que los conozca y les tome fotos... dice que capturó un Contra, le hirió la oreja y le dio un culatazo en la frente. Me muestra un papelito con nombres de jefes de brigada de la Contra, que le dio el enemigo capturado, le dijo que combaten contra los sandino-comunistas, no quieren el socialismo, sólo la democracia y que los Estados Unidos les dará regalías al triunfar. Me enseña después el anillo de matrimonio de uno de sus hermanos que aún con sangre lo guarda... dice que no puede dormir, todavía escucha tiros por todos lados, que se siente (tocándose el pecho) `reventado por dentro´".

lunes, 6 de septiembre de 2010

Constipación afectiva

Me sorprende la dificultad de afecto que tiene alguna gente. ¿Estreñidos de amor? (y conste, no hablo del amor que hace imperativo subirse al cuello de alguien y bajarse "por su cuerpo", todo manos). No, sino la simple aceptación de otras personas, como son, saber abrirse para conocer al prójimo. ¿No es cierto que es fácil? Conozco a un individuo que a esta altura ya no querrá a nadie y tampoco sabe aceptar cariño alguno, porque quiere amor con garantía. ¿Acaso existe eso?
Se tomó 2 cucharadas de rosa mosqueta, 1 de semillas de lino, mezcló todo con ralladuras de inseguridad, angustia y seriedad que no-sirve-para-nada, y lo tomó con pajita esterilizada. Pero no hay caso, aún así sigue con estreñimiento crónico-afectivo. Y como no quiere a nadie y no quiere creer que alguien le pueda querer, no sabe reír y no sabe jugar, no sabe abrir la puerta para ir a jugar, y últimamente se le da por desconfiar hasta de su propia sombra (se le antoja que se le va detrás de otra gente, apenas él se descuida y mira para otra parte).

Mercosur literario y allende el Mercosur

¿No es lindo que "Palabras" se esté presentando en la ruta Mercosur? Sobre todo, porque habemus también más allá de las fronteras. Palabras, el libro-antología del NIRE (Núcleo de Integración Regional de Escritores), ha sido acogido con agrado por quien sea le haya echado el ojo encima. Hubo quienes dijeron que no duraría mucho, no fue así. Ya estamos por llegar a la decena de publicaciones, sin un solo número que lamentar.
Es algo de qué alegrarse, que hayamos logrado de algún modo medio a contramano y subrepticiamente, colarnos y crear una especie de "Mercosur literario". Y loadas sean las palabras. Tanto las escritas como las dichas.
En cuanto al libro de Mabel, realmente está precioso. Vino contenta, sobre todo por haber estado aunque sea un rato con nuestra gente a la que queremos tanto. Y no tiene nada que ver con nada, pero lo único que voy a decir de manera suelta, para que aprenda quien quiera aprender, es que no hay que comer mbusia (morcilla) porque realmente ¡es nio sangre coagulada! (acá corregí mi instinto primario de comparación con algo más específico). Por eso nunca esa cosa me la metí en la boca, y no es por nada, pero por si a alguno le sirve el consejo, que no es nada literario sino, compañeros y compañeras, pa'ir remando por la senda de la vida práctica nomás, y no atosigarnos el estómago, porque el cuerpo es el receptáculo del alma. Aunque hay que reconocerle al cuerpo que pide lo suyo y casi siempre se sale con la suya. ¿No es cierto?

domingo, 5 de septiembre de 2010

NUEVA PRESENTACIÓN DE "LAS ARRUGAS DE LA VIRGEN" EN PASO DE LOS LIBRES

¡Urgente! Cable de Uruguayana (BR)
Cuando ya dábamos por perdida a Mabel Pedrozo, reclamada ante Gendarmería Nacional ya que había partido de Paraguay y no daba señales de vida, súbitamente se apareció (ojo, que estaba invitadísima) en el Congreso de Literatura Corrientina que organizó la SADE-Libres  especialmente Ramón Blanco.
Llegó la traviata, había debido cruzar mares, ríos torrentosos, landas inhóspitas, llanuras en llamas, desiertos, glaciares y dunas... hasta que finalmente, cansada, arribó a Paso de los Libres y el día sábado 4 de septiembre, a las 20 horas, ante un público de colegas atento y divertido, se presentó "Las arrugas de la Virgen", el precioso libro de cuentos que acaba de publicar Criterio Ediciones de Paraguay.
Oficié de presentador pero rápidamente la gente, el público, los numerosos colegas escritores y estudiantes que colmaban la sala empezaron a dialogar abiertamente con Mabel que hizo del encanto paraguayo, otro capítulo más para la leyenda.
Paso de los Libres, 5 de septiembre 2010.

Alejandro Maciel

A veces le comprendo a Marcus

La pereza de Marcus
--------------------------
Marcus era tan vago que, cuando una vez fue a parar a la prisión, sintió pereza de salir libre y voluntariamente confesó un crimen.
(Cayo Lucilio)

Vive o perece ¡vive al máximo! (como escribió Henry Miller)

"Se supone que Dios ve al hombre y a los hechos imparcialmente. Mañana estarás muerto; esto o aquello sucede. Dios no se preocupa de ti. Dicen que él protege a los gorriones. Para mí eso es una imbecibilidad. Por lo que podemos saber, Dios nunca se ha ocupado de nadie. Nosotros nos hemos ocupado de nosotros mismos y al mismo tiempo nos hemos jodido... creo que única solución del homo sapiens es extinguirse. Otro tipo de ser humano debe surgir. Y debe tener una conciencia distinta. No tendrá estos problemas nuestros. Tendrá otros. No tendrá lo que llamo problemas miserables, mezquinos. Los problemas más bajos son a mi entender el hambre, la guerra, la injusticia. Estos son problemas que debíamos haber solucionado hace una eternidad. Cualquier hombre inteligente y sensible está por encima de todo eso. Estos ya no son problemas para él". (Henry Miller, "Mi vida y mi tiempo")

sábado, 4 de septiembre de 2010

¡Qué cabeza!

¿Porqué a Van Gogh le obsesionaban -o le gustaban- tanto los girasoles? En el cuadro "Cabeza de girasol" seguramente, al desprender las flores del resto (hojas, tallo) y centrarse sólo en lo que llama "cabeza";nos da la pista. No es la belleza en sí, porque para ello,seguramente sería mejor un campo de girasoles, o las flores con las hojas y ramas, o la flor tras la oreja de un muchacho, y hablando de oreja, ¿no es cierto que no se la cortó por loco sino por demostrarle algo a su amigo Gauguin, otro genio de la pintura? Claro que muchos prefieren el facilismo de creerlo demente por eso. ¿Demente? No, era un prodigio y tales son sus obras. La cabeza del girasol, en efecto es una maravilla de la naturaleza. Y un interesante símbolo, ¿no es una flor hecha para seguir al sol? Y para seguir con tanta pasión una idea, una fuerza que quizás a otros desintegre o deje ciego (como quedaríamos nosotros si se nos ocurriera hacer lo que hacen los girasoles), ¿no es preciso acaso hacerlo con todas las neuronas, toda la energía, toda la capacidad del cerebro? ¡Qué cabecita apasionada! solían decirnos antes, condescendientemente desde luego, nuestras abuelitas. Pensaban, claro, que la pasión se va con la juventud. No siempre es cierto, y a eso llamaban madurez. Al final lo único que se va es la juventud, y no tenemos tiempo para llorarla. Lo que hacemos es vivir y si supiéramos pintar como lo hacía Van Gogh, seguramente lo haríamos. Su obsesión por los girasoles no era gratuita. Son flores extraordinarias, y tuvieron que florecer indeciblemente indefinidamente infinitamente, hasta encontrar quien plasmara a pincelazos esa vida vegetal arrebatada, ese grito de alegría al cielo: Van Gogh.

jueves, 2 de septiembre de 2010

¿Qué tienen en común, a más de la poesía...

Alejandra Pizarnik, Delmira Agustini, Alfonsina Storni? El signo de la tragedia ha marcado a estas mujeres llenas de valor ante la muerte y de alguna manera, débiles ante la vida, lo cual también han convertido en fortaleza. Una se pregunta, si ellas hubieran vivido en este tiempo, ¿habrían cambiado sus destinos? La vida es como la vemos. Las tres han sido poetas rebeldes al "destino de mujer" y no han querido enmarcarse en el tipo de poesía escuálida de vivencia que era característico de la mayoría de sus congéneres en esos tiempos, seguramente para muchas la poesía era una virtud de salón, algo para exhibir a las visitas y que no se salía de lo que los maridos podían tolerar sin "pasar vergüenza" o ser puestos en "ridículo".
Vivir como se vive sin fingir otra cosa, decir lo que siente y no dejarse comer por la vida, blandir los versos como bandera, aún hoy no es fácil. De todos modos, ellas lo hicieron. Y nos dejaron sus versos como testimonio de ese coraje...

¿El mal florece o es que el bien sólo alcanza a algunos?

Releyendo "Las Flores del Mal", de Charles Baudelaire, que como todos sabemos, sufrió el recorte amargo pero también enorgullecedor de la censura, me pregunto dónde radicó la mentira, el pecado o la agresión de este escritor, uno de "los poetas malditos", a la sociedad. Quizás decir "sociedad" lo resume todo y aclara el panorama: había que poner corsé a las emociones, como siempre, no sea se fueran a desbordar. No sea se digan las verdades... no sea se abra los ojos a nadie.
La poesía es digerida integralmente (sin que se hiera la garganta que la lee en voz alta como para que todos la escuchen) sólo si se la traga como los cereales, con un poco de leche o un poco de yogurt. ¿Sola, desnuda, cruda? ¡No! Jamás, por suerte para los santularios, moralistas y pusilánimes, hay modos de hacer correr con la vaina a los poetas de alma débil y que sólo buscan figuración. Simplemente, se les acusa de poetas panfletarios, o se dice que se trata de una poesía-piedra. Allá ellos. Por acá, como en las flores del mal, siempre habrá quien no se resigne a cantarle loas al amor burgués y a decir qué lindas son las flores y en el cielo las estrellas de Tata Dios.
Seguramente Baudelaire fue un incomprendido. Pero no, se le habrá comprendido muy bien, por eso se le censuró. Bendita sea la censura que arroja a los leones las palabras, que de otro modo quizás no hubieran llamado la atención. Al final, ¿qué era lo tan prohibido? ¿Loas a Satán? "Tú que amas a los leprosos, a los parias malditos  / enseñas por el amor el gusto por el Paraíso, oh Satán, apiádate de mi larga miseria", dice en uno de esos poemas "prohibidos".
¿Dijo lo que dijo, o está diciéndonos que el Dios que nos pregonan está hecho a la medida de los poderosos, los ricos, los que pueden alcanzar el cielo en la tierra? He ahí la cuestión. Si fuere cierto, será que Satán se aprovecha porque los hijos de Dios quedan a la intemperie, desamparados de su amparo que les fue prometido, en una tierra liderada por los verdaderos malditos, los que se comen el queso del sandwich, y se comen también el pan, y luego quieren que se siga rezando. Quizás el mismo "poeta maldito" se explica a sí mismo cuando dice que, finalmente, "el blasfemo viene a reafirmar la religión".