viernes, 10 de septiembre de 2010

La senadora despreciativa

Aquí la sigo. Tras la aprobación de una ley que ampara a los empresarios tabacaleros, en contra de la salud de la ciudadanía, y que signifca un enorme retroceso en la lucha oontra la contaminación -y se dicen "representantes del pueblo" estos sinvergüenzas- ahora los avisos de cigarrillos apenas llevarán un avisito minúsculo de que son un peligro para la salud, se podrá volver a fumar en espacios cerrados (lo que quiere decir, que hasta en hospitales no habrá restricciones, de aplicarse tal cual esta ley cretina) y no se podrán poner imágenes en las advertencias de tal peligro.
Sólo 13 honorables parlamentarios votaron en contra de esta vergonzosa ley. Y 41 son los culpables de este golpe a la salud de todos. Se dijo -y es difícil suponer que no sea cierto- que hubo "incentivos" por parte de los tabacaleros, para que se vote a favor de este atentado contra la salud de la población. ¿Qué otra cosa se puede pensar, cuando no les importó ni siquiera la salud de sus propios hijos?
Y bueno, desde luego el día entero se criticó a quienes aprobaron la ley, que está con media sancíón, luego Senadores ratificará o no. Seguro que sí, porque varios senadores ya se preparan para recibir "la aceitada" de los tabacaleros, sin duda, y están tratando de justificar lo que harán ants de que suceda incluso. Por algo será.
Es en medio de todo eso, y como la reacción de la Ministra de Salud, Esperanza Martínez, no se hizo esperar ni fue tibia: dijo claramente que es un golpe a la salud, y que a ella no la van a callar, por más que parlamentarios consideren que los intereses de los tabacaleros están por encima de los del pueblo. Es lo que le valió ser descalificada "como mujer y como ministra" por una senadora. Obviamente esta senadora que ya se prepara para vender su voto -es lo que parece evidente- de parámetros altamente machistas, trata de justificarse por adelantado.
"La Ministra es patotera y es una gorda", declaró despectivamente a la prensa, como si el peso de una persona determinara su valor, su honestidad, su dignidad. Y muy sueltita, burlonamente agregó que ella va a impulsar una ley contra la gordura, porque no es sólo el cigarrillo lo que causa enfermedades (¡! encima se da cuenta) sino también la obesidad.
Una cosa, como comentario final: mejor gordita linda, honesta, digna e insobornable, como es la Ministra de Salud, antes que corrupta, machista y sin ética ni solidaridad, como otras que se permiten descalificar a su congénere que, sin duda, vale su peso en oro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario