jueves, 30 de septiembre de 2010

Atacan al presidente Correa, y atacan al pueblo ecuatoriano

"Los golpistas me tienen secuestrado", confirmó el presidente ecuatoriano Correa, a la presi argentina Cristina Kirschner. Y ahora el pueblo va llegando frente al hospital donde lo tienen encerrado al mandatario del hermano país, donde los policías golpistas están disparando contra el edificio y la gente del pueblo dice que está dispuesta a defender a Correa, porque así tiene que ser y porque los chupasangres de siempre no pueden soportar un gobierno del pueblo y para el pueblo.
El repudio es unánime. Pero qué carajo se creen estos policías, de dónde creen que salen sus sueldos, si no es de los bolsillos del humilde pueblo, de los impuestos que pagan todos. Qué vergüenza que las fuerzas del "orden" produzcan sólo desorden, que sean desleales y que estén violando la Constitución, las instituciones, todo.
Y mientras tanto en la baticueva del mundo... las reacciones de los presidentes de otros países, en general son de apoyo total a Correa. Los hay quienes, dicen (como si no significara una clara definición la tibieza y como si no les conociéramos ya por sus obras) simplemente "observan" los acontecimientos. Claro, en este caso sí observan, aunque una actitud como esa lleve a otra segunda Honduras y aunque no pueden decir mirando de frente, que asumen esa postura porque no se deben "meter" en política interna de otros países. ¿Y porqué en cambio mandan tropas donde sí consideran que pueden meterse? En fin, ahora mismo, al presidente Correa los militares están tratando de rescatarlo del hospital, en medio del tiroteo. Los policías, que deberían resguardar la paz, a la ciudadanía, las instituciones y al presidente, atacan, disparan, están baleando y no les importa matar.
Pueblos de todo el mundo están siguiendo las imágenes. Terrible. Un pueblo hermano, avasallado por los policías a quienes pagan su sueldo de sus humildes bolsillos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario