lunes, 13 de septiembre de 2010

Mini-cuento para una noche de lluvia en el país de la tierra roja

El piano
---------
Quiso desprenderse, pero era tan fascinante la melodía, que no pudo sacarse de encima al pianista que no le dejaba ni sonar desafinado a ratos, cuando se le antojaba la libertad o el desquite.

No hay comentarios:

Publicar un comentario