lunes, 6 de septiembre de 2010

Constipación afectiva

Me sorprende la dificultad de afecto que tiene alguna gente. ¿Estreñidos de amor? (y conste, no hablo del amor que hace imperativo subirse al cuello de alguien y bajarse "por su cuerpo", todo manos). No, sino la simple aceptación de otras personas, como son, saber abrirse para conocer al prójimo. ¿No es cierto que es fácil? Conozco a un individuo que a esta altura ya no querrá a nadie y tampoco sabe aceptar cariño alguno, porque quiere amor con garantía. ¿Acaso existe eso?
Se tomó 2 cucharadas de rosa mosqueta, 1 de semillas de lino, mezcló todo con ralladuras de inseguridad, angustia y seriedad que no-sirve-para-nada, y lo tomó con pajita esterilizada. Pero no hay caso, aún así sigue con estreñimiento crónico-afectivo. Y como no quiere a nadie y no quiere creer que alguien le pueda querer, no sabe reír y no sabe jugar, no sabe abrir la puerta para ir a jugar, y últimamente se le da por desconfiar hasta de su propia sombra (se le antoja que se le va detrás de otra gente, apenas él se descuida y mira para otra parte).

No hay comentarios:

Publicar un comentario