miércoles, 1 de diciembre de 2010

¿Ustedes piensan que renunciará Hilaria Clinton?

En cualquier país decente del mundo. Es decir, de gobierno decente de este mundo, al revelarse maquinaciones diplomáticas de espionaje el/la responsable debería renunciar. Algunos y algunas creyeron, aún de buena fe y por aquello del beneficio de la duda, que el gobierno de Obama tendría la dignidad de pedirle la renuncia a ña Hilaria Clinton, su vergonzante Secretaria de Estado. Pero no. Sin duda entonces, Obama está en la misma línea, por si a alguien le quedaba la mínima duda. Deberían estar acusándola a ella -entre otros que ordenaron a sus diplomáticos que se conviertan en asquerosos metiches de la política de las naciones que les recibieron y les ofrecen protección incluso- del papelón internacional que pone en riesgo cualquier acercamiento de los demás países con el manguruju del Norte.
No es sólo la Secretaria de Estado. El Fiscal General Holder anunció que abrirá una investigación criminal contra los "filtradores". Por haber sacado a luz datos "secretos", que desde luego ellos pensaban que tenían que seguir ocultos. ¿Por qué, con qué derecho, quién les dijo, que pueden inmiscuirse en asuntos de otros países?
Quizás más sorprendente que los propios documentos (ya nos esperamos cualquier cosa de ellos) son las declaraciones de la Clinton y el fiscalito. Aquello de que "las filtraciones" ponen "en peligro nuestra relación con importantes aliados en el mundo"; "esto es un ataque a la diplomacia de EE.UU. y la comunidad internacional", etc., ya es el colmo de la caradurez. Y sin duda, los yanquis siguen creyendo cretinos a todos los demás. ¿Creen poder engañarnos tratando de centrar la atención en WikiLeaks? ¿Acá, qué nos importa quién o quiénes sacaron a luz los trapos sucios? No desviamos la mirada por más que chillen y digan ahora que no se trata de espionaje sino de "diplomacia": la tenemos bien centrada en lo importante, que son esos documentos. Sería bueno que ña Hilaria, quien debió quedarse a cuidar a su marido en vez de meterse a política porque no le da la moral aunque sí la cara rota que tiene, el fiscalito que busca a los "filtradores" y el mismo Obama, entiendan que esto sólo puede llevarlos a replantear toda su política exterior. A ver si dejan de inmiscuirse en los asuntos de otros países y tratan de tener al menos la mínima decencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario