martes, 4 de enero de 2011

Acerca de María Escobar

Y para los que no conocen el caso, ya que seguramente no trascendió mucho las fronteras de mi querido país: María Escobar fue una humilde mujer de pueblo, quien habiendo descubierto que su hombre le estaba retaceando el cumplimiento marital porque andaba caliente por otra -ah, ya me mudó la madama del burdel de arrieros, ahora no puedo andar con delicatessen palabras- terminó pescándolo in fraganti. Ella y su hombre a veces actuaban en veladas en el interior del país. Y ocurrió que el tipo terminó muerto de un balazo, María Escobar lo mató gritándole que le había avisado bien que si volvía a serle infiel, lo pagaría con la vida. Y lo hizo durante una obra de teatro en que actuaba su marido, ellos representaban a una pareja que peleaba en escenario, y ella debía matarlo pero de mentirillas por supuesto, con un arma descargada. Sólo que María Escobar cargó verdaderamente el arma con balas y en el momento culminante, mató a su esposo de verdad, en el escenario. La ovación fue delirante, porque parecía tan de verdad, la caída del hombre en medio del estruendo del balazo y el horror de la sangre en el pecho.
Bueno, pues de este caso, un músico creó enseguida una polka "María Escobar" y rápidamente un dramaturgo escribió un drama teatral. Pues bien, la obra se representó casi antes de que el cuerpo del infiel se haya enfriado del todo y desde luego, la mujer simplemente se entregó a la policía, nada arrepentida pero llorando y la condenaron a la pena máxima: 35 años. La obra creada a partir de lo que hizo María Escobar tuvo un éxito aplastante y aún hoy se sigue representando con llenos totales.
Pero el caso no termina allí. Dicho sea de paso, la protagonista de esta historia salió en libertad hace unos 15 años, y se dedicaba a la venta de flores a la entrada del cementerio de La Recoleta, justamente frente a la cárcel de mujeres.
La cuestión es que hace unos 10 años, justamente durante una de tantas puestas en escena de "María Escobar", ocurrió de nuevo: de pronto el personaje principal cayó verdaderamente muerto de un balazo, con el corazón destrozado. La protagonista, una mujer del mismo valle que los que dieron pie a la obra, ´repitió todo: cargó el arma a escondidas, y en el momento preciso, le descargó un balazo, después se tiró encima de su hombre, a llorar amargamente y gritando también: yo te avisé, yo te dije que nunca más me seas infiel!
Los aplausos seguían, el público estaba conmocionado, de pie. Hasta que pasaron demasiados minutos, el director de la obra sabía que algo estaba mal, entraron al escenario los que hacían de policías, a llevarla y allí se dieron cuenta. Fue un escándalo increíble. ¿Aparecerá una María Escobar cada tanto, en escenario? Cada vez que se representa la obra, la gente va esperando -o temiendo- asistir a un verdadero crimen por amor. ¿No es extraño?

1 comentario:

  1. AMANDITITITA creoque ya te dije que ni en broma me imaginaba una historia así de María Escobar, como no entiendo el guaraní cuando es muy fluido y menos cantado, siempre me quedé con la leyenda que decía que María Escobar era una chica de pueblo que se fue a la ciudad y la nostalgia le hizo escribir la polka a su músico enamorado, pero nada más. No entraba ni el teatro ni la venganza, esto está genial, es una historia dura pero generosa en sus perfiles.
    un beso enorme: Alejandro

    ResponderEliminar