domingo, 2 de enero de 2011

EL PROSTÍBULO MASCULINO DE BERAZATEGUI

MUJERES OÍD:
En la localidad bonaerense de Berazategui (Pcia de Bs As) se acaba de abrir un burdel muy particular: no hay pupilas sino pupilos, los prostitutos son varones y acuden usuarias mujeres exclusivamente. La dueña, una mujer rolliza y abrumadoramente rubia, cuyo nombre es María Escobar, como la polka, dispuso un cartel sobre la puerta de entrada que comunica el salón con el claustro en el que sin mácula de dudas, expresa:
PROHIBIDA LA ENTRADA DE SEÑORES PUTOS

El local de María Escobar se llama "La Linterna" y obviamente, dado que la Dueña carece de sutilezas semióticas, os podéis imaginar que no alude a fastos chinos ni quincallería de bazar; si alguna duda os queda en el tarifario figura:
1 linternazo: 40 $
2 linternazos: 60 $

Tiene, me lo contaron dos secretarias que guardan cualquier cosa menos secretos, un gran salón en el que las damas pueden tomar una cerveza con alguna picada para ponderar la calidad de los pupilos, no sea que se lleven un chasco creyendo que reemplazarán al decrépito marido por un XXL y resulta que van, dejan sus decencias en la puerta, pagan y se encuentran con uno mil veces peor.
No.
María Escobar dispuso que los muchachos departan con las visitantes, de fútbol u otra materia, tomen algún trago, bailen un bolero... sin obligación de pagar la entrada.
Patricia L, una usuaria, confesó a Sarita N, que usaba "La Linterna" como spa para combatir el estrés. Si la señora/señorita decide tomar servicio, lo contrata, paga y luego atraviesan la puerta del cartel nada sutil y van a los claustros donde los señores putos tienen la entrada vedada.
Está bueno, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario