lunes, 29 de noviembre de 2010

APOCALIPSIS MEDIÁTICO

APOCALIPSIS MEDIÁTICO

(EL DEPARTAMENTO DE ESTADO EN MAL ESTADO)


Las filtraciones de informes secretos del Departamento de Estado de EEUU reveladas por WikiLeaks han puesto a la diplomacia mundial al borde del ataque de nervios. Si hasta el mismo ex~presidente Clinton, según uno de los informes, ordenó por escrito “recopilar información personal, horarios de salidas, gastos de las tarjetas de crédito” del Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon. Obviamente que como cualquiera puede sospechar, estas informaciones no se usan para cotilleos y chismes de la Casa Blanca, son claros índices de la utilidad extorsiva que tiene saber si don Ban Ki-moon tiene y mantiene una amante, por ejemplo, para presionar con delicadeza el día en que se necesite su voto a favor de los intereses del “País de la Libertad y la libre expresión y la democracia…”

WikiLeaks recibió, clasificó y envió a distintos diarios en el mundo (El País, de España, The Guardian, de Gran Bretaña, New York Times de EEUU, Le Monde de Francia y Der Spiegel de Alemania) un listado de 251.287 documentos del Departamento de Estado de EEUU a las distintas embajadas del mundo con “instrucciones” como las de Mr Clinton; y de las respectivas embajadas al Departamento de Estado, respondiendo las preguntas formuladas por los iluminados presidentes de EEUU desde el año 66 hasta 2010. Por supuesto, fuera del valor histórico/testimonial que tienen esas fojas del pasado, los documentos secretos de 2010 son los que ahora, revelados en un apocalipsis mediático, “queman las manos del poderoso Departamento de Estado”. De Vladimir Putin, por ejemplo, dicen que es autoritario, machista y lo consideran el Batman del poder de Rusia, siendo el actual presidente de URSS un simple Robin. 
Describen las festicholas de Berlusconi para después tildarlo de “irresponsable, vanidoso e ineficiente”. 
Desconfían de su “aliado” Sarkozy al que denominan “emperador desnudo”. 
A la canciller Merkel la llaman “la dama de teflón” porque las cosas se le resbalan de las manos ya que “rara vez es creativa en su gobierno”. 

Los líderes de Irán, Paquistán, Afganistán, Turquía, Iraq son, para estos informes, una addenda del DSM IV, el Manual de clasificación de las enfermedades mentales que usamos los psiquiatras. La visión que tienen de Latinoamérica corre pareja a la de Oriente. Toda esta camada de líderes progresistas son, para el omnisciente Departamento de Estado, sospechosos de insania mental en diversos grados.

Más allá de la ironía, indignación y un poco de estupor que produce esta verdadera andanada de documentos oficiales donde se mezclan los chismes de nivel conventillero con informes tácticos, económicos y estratégicos de cada uno de los países sistemáticamente espiados hasta en el consumo de sus tarjetas de crédito, fuera de todo esto, queda ala vista que EEUU, como dijera alguna vez Bush (no recuerdo si el padre o el hijo, ambos están cortados por la misma tijera…) “no tiene amigos, sólo aliados” pero aún siendo aliado, no podrías evitar que el Presidente en persona ordenara a su aparato de espionaje que averiguara en qué motel entró un funcionario de un gobierno extranjero, con quién entró, cuánto gastó y si calculó que a fin de mes no excediera el límite de la tarjeta porque tendría que pagar los punitorios que el Departamento de Estado Norteamericano no podría facilitarle.

Esa es la ocupación principal del país líder de la economía y la política mundial. Aunque usted no lo crea.


Alejandro Bovino Maciel


1 comentario:

  1. Sí, señor. Hay que creer nomás, porque es el "paraíso" de los que ostentan la antorcha de la seudo mentirosa democracia. Dedo-cracia es a lo que se dedican. ¡Vade retro cuando fruto del espionaje yanki después se erigen en "salvadores" de los pueblos y entran a matar!

    ResponderEliminar